Programa de trabajo artístico y curatorial (2017-2018)

En el año 2017, después de recibir el Premio William Bullock-FEMAM en museología
crítica, convocado por el Museo Universitario Arte Contemporáneo, el Museo Comunitario y Club de Lectura comenzó una redefinición del espacio y su programa. En esta nueva etapa se buscó, a través de las herramientas de la geopolítica del conocimiento, los no-objetualismos, los estudios de género y la micro-historia, entender las formas de producción cultural y la realidad sensitivo-visual de la localidad y con ello realizar un cruce con el arte contemporáneo. Este proceso fue coordinado por Natalia de la Rosa y Juvenal Noriega (campesino y director del museo comunitario) junto a Nika Chilewich, Daniel Aguilar Ruvalcaba y Cristóbal Gracia. Se invitó a los artistas John Bartle, Wendy Cabrera Rubio, Giacomo Castagnola, Paloma Contreras
Lomas, Miguel Fernández de Castro, irak morales, Israel Urmeer, Jorge Satorre, así como al antropólogo Sam Law, a realizar una serie de trabajos en Sierra Hermosa. El planteamiento de esta colaboración estuvo basada en el diálogo entre una serie de artistas y una población en el Trópico de Cáncer, generando con ello otras formas de entender qué es una “comunidad”. Después de un año de trabajo y diversas visitas, se consolidaron vínculos entre el equipo de trabajo y esta población, que han dado como resultado creaciones concretas generadas por un intercambio de conocimientos. Por tanto, el espacio de este museo en el desierto no lo configuran un par de edificios (una escuela, una colección o una sala de exhibición), sino en la serie redes y flujos (de  afectividades, de imágenes, de objetos) que surgen en este contexto dado. Entre los resultados del trabajo realizado durante este último año, puede destacarse que el club de lectura recibió más donaciones de libros y fue readaptado espacialmente (gracias a la labor de Giacomo Castagnola). Además, generó nuevas formas de relacionarse con las letras a partir de los “círculos de lectura” –como lo ejemplifican los talleres de dibujo, serigrafía y títeres que organizaron los artistas Contreras Lomas, Satorre y Cabrera Rubio. Asimismo, todos los talleres vinculados al museo mantuvieron un diálogo constante con los artistas invitados. Se realizaron colaboraciones concretas (Fernández de Castro, Gracia, morales) y se abrieron posibilidades de producción y estudio a futuro. Asimismo, a partir de las piezas realizadas en el marco del proyecto (como las producidas por Fernández de Castro, Urmeer y Cabrera Rubio), más las donaciones al recinto (un total de obras de 28 obras de artistas como Ramiro Chávez, Álvaro Verduzco, Yolanda Segura, Sofía Garfias, Marek Wolfryd, Marco Aviña, Sangree, Mauricio Limón, Manuela de los Ángeles, Jael Orea, Valentina Díaz, Santiago Robles, ektor garcía, Carlos Iván, Wimpy Salazar, Gala Berger, Milagros Rojas, Cecilia Miranda, entre otros), este museo ha consolidado su perfil como un museo de arte contemporáneo. En un contexto como el de Zacatecas, estado reconocido como un foco importante para para la producción cultural, la colección del Museo Comunitario de Sierra Hermosa destaca como un espacio que posibilita la reflexión y producción del arte actual en la zona norte del país (siendo uno de los objetivos a futuro, la creación de redes con otros espacios independientes en la región, con el fin de compartir herramientas y formas de trabajo). En retrospectiva, este museo comunitario puede
entenderse como un lugar de configuración de lo social en diálogo con lo público y lo político, por medio de la generación de vínculos entre un equipo de trabajo y una población, que han dado como resultado creaciones concretas generadas por un intercambio de saberes y afectividades, lo cual ha permitido una nueva opción comunitaria.

 

Primer Festival Fuerza del Desierto, agosto 2019. Wendy Cabrera Rubio, Amor en el semi-desierto zacatecano 2, 2019. Obra de 50 minutos. 20 Esculturas de papel de 180 x 50 x 50.